Si algo pudimos aprender los últimos meses, es que la vida puede cambiar de forma estrepitosa, lo que era una forma o estilo de vida de la noche a la mañana puede cambiar a tal punto de que salir a tomar un café o ir a la oficina puede ser un riesgo no solo para nosotros, sino para toda la sociedad.

Pero también nos ha salido a la luz lo importante de la tecnología para seguir manteniendo la rueda girando, con esta crisis muchas empresas se reinventaron y  emplearon nuevos métodos para que los empleos sigan funcionando.

Gracias a la era digital y al Business Intelligence, para muchos procesos empresariales ya no hace falta el estar físicamente en el lugar, lo cual en esta época de distanciamiento social resulta más que conveniente.

Quiéralo o no, la digitalización ha pasado de ser solo una estrategia empresarial, a convertirse en una necesidad de primer orden para la supervivencia de las pymes y micropymes. La nueva situación y métodos de trabajo están evidenciando el gran potencial de implementación tecnológica y los procesos digitales en la organización de la empresa.

Optimizando Recursos

Las soluciones digitales de gestión documental ayudan a las empresas a optimizar recursos mediante el ahorro de costes, tiempo y desplazamientos, siendo igual o mas seguras que los antiguos procesos con papel, y hacen que sea posible el trabajo desde una condición de distanciamiento social.

La migración de las empresas a los procesos digitales, ayudan a las pequeñas y medianas empresas puedan afrontar mejor las épocas de crisis y disminuir el margen de pérdidas por el cual la mayoría está afrontando a consecuencia de la pandemia, de esta forma tienen una opción más para una pronta recuperación cuando se entre a la tan esperada nueva normalidad.

Para las pequeñas y medianas empresas, representa un reto el transformar la vieja forma de llevar la empresa y pasarse a la digitalización del trabajo, pero esta nueva modalidad es una evolución obligada, que debe ir acompañada por el personal responsable, para los cuales puede representar una serie de ventajas y desventajas con lo que lidiar.

En Octubre del 2019, Josu Ugarte, presidente de Schneider Electric Iberia, hacia unas acertadas declaraciones, mencionando que “el mercado español se encuentra en una posición de privilegio para ser uno de los países líderes en digitalización, ya que cuenta con la tecnología y el talento humano para ser un referente a nivel mundial”, y esto se vio reflejado en la época de crisis vivida durante la pandemia.

Ha quedado bastante claro que la digitalización ha democratizado la entrada de nuevos jugadores al mercado, y es más importante que nunca saber gestionar las nuevas relaciones que surgen entre estas empresas que revolucionan el mercado. 

También se ve que todas aquellas empresas que demoren o se muestren reacias a entrar en esta nueva etapa de revolución tecnológica de la organización y procesos empresariales se verán, más temprano que tarde, en una notable desventaja competitiva que podría sacarlas del mercado en un suspiro.

Por ello, las mentes innovadoras y el talento se han convertido en un activo cada vez más valioso, fruto de la globalización y la democratización de la tecnología, ya que al final, la tecnología no es más que una herramienta para que las personas puedan realizar su trabajo de forma más eficaz, eficiente y segura.

La tecnología y la percepción de confianza

A pesar de, según el Trust Barometer 2020 de Edelman, la confianza puesta por las personas hacia el sector tecnológico está cayendo alrededor de una media de cuatro puntos al año. Esta disminución de confianza, podría deberse a que la sociedad se encuentra muy poco preparada a los impactos que ejercen esas innovaciones.

El 61% de la sociedad cree que el ritmo evolutivo de la tecnología es demasiado rápido y que incluso los gobiernos no entienden suficientemente estos cambios, por lo que no puede regularse de forma efectiva.

Por otra parte, también está aumentando la desconfianza en las innovaciones como la Inteligencia Artificial, ya que los empleados de distintos sectores sienten preocupación por la posible pérdida de sus puestos de trabajo por la automatización.

Se pueden leer comentarios como: “Tras el Covid-19 se vendrá una oleada de automatización que afectará a sectores como el hotelero o el de transporte”, que hace sembrar la desconfianza en los trabajadores de varios sectores.

La tecnología ya está aquí, y cada día va acaparando más entornos de nuestras vidas, tanto en el hogar como en lo laboral, por lo que hay que aprender a convivir y valerse de ella.

En lo que a lo laboral implica, la capacitación constante del personal debe ir acorde a las innovaciones que se van estableciendo, acompañada de nuevas regulaciones que normalicen su uso y cuiden los intereses implicados.

El problema en sí, no radica en la tecnología, es el ser humano que puede presentarse reacio a las innovaciones que ella representa, el miedo a la incertidumbre de los cambios que esta acarrea y sobre todo cuando ellos ocurren a un ritmo tan acelerado como el actual.

Pero estos cambios son los que nos llevan a estar un paso más cerca a las gestiones exitosas y a la consecución de objetivos empresariales trazados.

Entre las innovaciones tecnológicas que van surgiendo para la mejor organización y gestión de las empresas, se encuentra la Plataforma Web de Auditoria desarrollado por Saed Plataformas Digitales, una herramienta con Business Intelligence, diseñada para la mejora continua de las empresas.

El módulo se configura para realizar cualquier tipo de auditoria, la información registrada es capaz de proveer un reporte a tiempo real, según los datos registrados y de esta manera aportamos a la adaptación y desarrollo tecnológico de las pymes y micropymes.

Fuentes

http://www.cicconstruccion.com/es/notices/2019/10/la-industria-espanola-reune-las-condiciones-para-ser-referente-en-transformacion-digital-71701.php

https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2020-08-07/tecnologia-empresas-amenaza-covid-19_2706883/

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/08/13/companias/1597323584_262173.html